2012/05/30

XXV Marcha por el desmantelamiento del polígono de las Bardenas

El próximo domingo 3 de junio, aniversario de la muerte de Gladys, por la paz, por el medio ambiente, por nuestra seguridad: XXV Marcha por el desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas, un cuarto de siglo movilizándonos.

Un cuarto de siglo caminando por el desmantelamiento del polígono de tiro, y muchos años antes con otro tipo de movilizaciones con el mismo fin.

Impuesto por el franquismo en 1951 por 25 años que se renovaron por otros tantos en 1976, parecía que podía tener su fin en plena democracia en el 2001. Así lo habían defendido, ahora sabemos que de boquilla en el caso de UPN-PP y PSN, los líderes políticos navarros durante toda la democracia. En aquel momento fue UPN-PP quien decidió que el polígono de tiro estuviese más de siete años en Bardenas, a la espera, según decía, de encontrar nuevo destino. Previamente, el Gobierno Aznar calificó el terreno del polígono de tiro como "de interés para la Defensa". El PSN, en la oposición, no estuvo de acuerdo con ellos. En esos siete años, UPN y PP se limitaron a hacer algún estudio de hipotéticas ubicaciones. Durante el 2008, antes de la fecha de finalización de aquel convenio Defensa-Bardenas, UPN-PP primero, y después también PSN-PSOE, ya en el Gobierno español, estuvieron, en realidad, negociando con la Comunidad de Bardenas los términos de un nuevo convenio, que firmaban en diciembre de ese año para veinte años más.

El mazazo fue tremendo. Primero, porque rompía las ilusiones de poder hacer de Bardenas un territorio para la paz y la defensa del medio ambiente, dejando al descubierto la falsedad de quienes califican un terreno como Parque Natural y Reserva Mundial de la Biosfera a la par que lo destinan a bombardeos militares. Segundo, porque se terminaban tres décadas de acuerdos institucionales navarros por el desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas y evidenciaban la falta de honestidad de los grandes partidos políticos en declaraciones de intenciones que rompen sin ningún rubor cuando rozan poder. La posición unificada UPN-PP-PSN respecto al polígono de tiro con la oposición de todo el resto del arco parlamentario navarro era una realidad que se venía anunciando años atrás, pero se hizo crudamente visible con la firma del nuevo convenio Defensa-Bardenas. Con la honrosa excepción de Peralta, los otros 18 ayuntamientos congozantes, incluido Tudela, así como los valles de Roncal y Salazar, y el Monasterio de la Oliva, dijeron sí a los inmensos gastos militares de las maniobras con fuego real en Bardenas, no a que esos gastos se utilicen en fines sociales y mejora de servicios públicos.


Dos décadas más de bombardeos en el parque natural, dos décadas más de entrenamientos con vuelos nocturnos y diurnos en torno a numerosas poblaciones de la Ribera navarra y de poblaciones limítrofes de Aragón, dos décadas más de operaciones Tormenta con fuego real y simulado, con uso de misiles, con experimentación de armamento cuyas características y peligrosidad desconocemos. Permitieron que el polígono de tiro de las Bardenas continuase durante 20 años más a cambio de la cesión condicionada de su nuda propiedad a la Comunidad de Bardenas, y, sobre todo, a cambio de un sustancioso aumento de la compensación económica a la Comunidad por parte del Ministerio. El nuevo convenio se firmaba en diciembre de 2008, y ya en abril de 2009 tenía lugar un nuevo accidente en el que se estrellaba un F-18 a segundos de vuelo del casco urbano de Valtierra y otras poblaciones riberas.

El lema de esta edición es Sanidad y educación sí, gastos militares no, porque mientras la educación, la sanidad, la Ley de la Dependencia y otros servicios públicos ven peligrar su calidad, mientras se legislan copagos farmacéuticos, mientras funcionarios y pensionistas ven mermar sus ingresos y calidad de vida, mientras se envía al paro a tantas personas, ¿cuánto cuestan los aviones de guerra, cuánto las armas que prueban, cuánto los traslados de los militares, aviones y armas? ¿Contra quiénes se dirigirán después? ¿Cuál es el armamento real que experimentan en Bardenas? ¿Qué riesgos corremos cuando llevan a cabo misiones contra el poder aéreo enemigo (s/WEB Ejército del Aire)? ¿Por qué nadie nos explica los riesgos reales que estamos sufriendo? No encontraron otro lugar porque nadie quiere a su lado un antro tan peligroso. Si no, que se lo pregunten al exministro de Defensa, señor Bono, que contribuyó a que no fuera a parar a su territorio.

Demasiadas preguntas que nadie nos responderá. Demasiados años de riesgos y oscurantismo junto a una instalación militar cuya vecindad nadie desea. Demasiadas paradojas en medio de un Parque Natural y Reserva Mundial de la Biosfera. ¿Hasta cuándo seguirá el polígono de tiro horadando las Bardenas, las conciencias, el sosiego, si no nos movilizamos para impedirlo? Cierto. El mazazo del convenio del 2008 fue tremendo, pero nos sobrepusimos; no podemos dejar que el polígono de tiro forme parte del paisaje.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada