2012/06/11

¿TAV de mercancías?

(Carta de Lur Mendizabal publicada en Diario de Noticias)

En días pasados hemos sabido de la intención del Gobierno navarro de llevar a cabo un recorte presupuestario de 132 millones de euros, que por el momento están reservados y, una vez superada su última crisis de gobierno, en espera de que UPN y PSN se pongan de acuerdo para decidir de dónde se van a sacar los recursos para ajustar esa cantidad. Una cantidad que se aproxima a los 134 millones de euros presupuestados para la construcción del Tren de Alta Velocidad.

En el programa de televisión emitido esta pasada semana, Navarra Pregunta, Yolanda Barcina compartía plató con periodistas de varios medios de la comunidad quienes la entrevistaban sobre diferentes cuestiones de actualidad. También recibía preguntas del público a través de redes sociales y grabaciones de vídeo. En respuesta a una pregunta de un vecino de Otxagabia en relación al TAV, decía que los 134 millones que ha de adelantar el Gobierno foral y cuyos intereses ha de pagar, "vienen de Europa, si no lo gastamos, no se queda aquí y seguro que los navarros no quieren que ese dinero se vaya... Además el TAV es una oportunidad de negocio para el territorio, porque si solo fuera un tren de pasajeros, no tendría sentido y habría que reconsiderarlo, pero al ser también un tren de mercancías, es distinto... Va a traer mercancías del puerto de Barcelona, que va a ser muy importante porque el puerto de Holanda está ya muy saturado...".
Esta última afirmación, que se sepa, no se sustenta en proyecciones económicas irrefutables ni informes económicos contrastados, lo que denota falta de rigurosidad por parte de la presidenta navarra, al tiempo que le resta credibilidad. La afirmación sobre el sinsentido que supone el TAV para Navarra como tren de pasajeros y el giro hacia un tren de alta velocidad para el transporte de mercancías no responde tampoco a ningún cambio significativo en los proyectos realizados por su gobierno. Y si lo ha habido, no se ha dado a conocer públicamente.

Este punto sí fue sometido a estudio por parte de la Fundación Sustrai Erakuntza. A principios de noviembre del pasado año, esta entidad hacía público un riguroso informe sobre larentabilidad social del TAV, elaborado por los economistas e investigadores de la UPV/EHU Roberto Bermejo, David Hoyos y Alejo Etchart.
En relación al transporte de mercancías en líneas mixtas de alta velocidad, el informe plantea serias dificultades para las mismas. Entre todos, señala que sus mayores obstáculos son económicos. Los costes de construcción y mantenimiento son muy superiores (entre un 20 y 30% más). Cuando se introduce un convoy estándar a 90-120 km/h por una curva que tiene un radio adecuado a trenes que circulan por encima de los 250 km/h, se produce un enorme desgaste de las vías. Ello genera dos tipos de problemas: el coste del mantenimiento y la no utilización de las infraestructuras mientras se ejecuta el mantenimiento, lo que sumado a los costes ligados a su construcción y seguridad supone tarifas más elevadas que disuaden a los empresarios del transporte de mercancías. Al ser el transporte de mercancías menos sensible a la velocidad que el de personas, valorándose más el coste y siendo este mucho menos flexible en el transporte que el camión, es posible que la demanda de mercancías en TAV sea menor de lo que mucha gente espera. De hecho, la CEOE y los propios operadores han declarado que las líneas de alta velocidad no son fiables ni acordes para transportar mercancías.

El informe en su totalidad pretendía aportar recursos al debate social, político y técnico que necesariamente exige un proyecto de la magnitud del TAV. Este debate, solicitado en reiteradas ocasiones por diversos agentes sociales que se oponen al macroproyecto nunca se ha querido afrontar por parte del gobierno. Una muestra más de falta de respeto y transparencia hacia la ciudadanía. A pesar de ello, todavía no es tarde para reconsiderar el proyecto. Basta con no priorizar compromisos ajenos al pueblo navarro. Yolanda Barcina debería no hacerlo. Las personas son lo primero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada