2013/03/06

Yesa y Gobierno de Navarra

Desde la Iniciativa Ciudadana “Yesa más no - Lanak Gelditu” de Sangüesa/Zangoza, ante la comparecencia de Xabier Morrás, Consejero de Presidencia, Justicia e Interior del Gobierno de Navarra en comisión parlamentaria ayer martes 5 de marzo de 2013, declaramos lo siguiente:

- El Gobierno de Navarra hace dejación de sus funciones como garante de la protección de sus habitantes al intentar limitar el problema a las urbanizaciones de Yesa.

A través de su Consejero de Presidencia, Justicia e Interior, el Sr. Javier Morrás, admite el peligro existente en el entorno de la presa de Yesa, pero no toma ninguna determinación al respecto. Además, en un ejercicio de ironía, agradece a las propias obras de recrecimiento la información recibida sobre el grave deslizamiento. El control de las laderas del Embalse de Yesa no es inherente a ninguna obra, se puede realizar con independencia.

- Entendemos y compartimos la decisión del Gobierno de Navarra de realizar los desalojos ante la situación creada en la ladera, pero exigimos la paralización de las obras de recrecimiento y la realización de las obras necesarias para arreglar la grave situación creada en el entorno de la Presa del embalse de Yesa.

- Las mentiras de la CHE están cada vez más a la vista. Han sido estas unas semanas vividas con incertidumbre en nuestros pueblos, en las que hemos asistido sorprendidos a una cadena de declaraciones plagadas de mentiras y contradicciones Las obras de recrecimiento son responsables directas del deslizamiento, a pesar de las negaciones constantes. Los movimientos eran de 13 cm al mes y no de 2 cm a la semana como se dijo. Tampoco el deslizamiento de la ladera se ha desacelerado lo suficiente como para que Xabier De Pedro, presidente del a CHE se pueda permitir ser así de optimista en sus declaraciones. También es mentira que el recrecimiento es la solución y mucho más que “todos los técnicos” lo avalan.

- La CHE sigue ocultando información incluso a los afectados directamente por los desalojos. No existen informes que avalen la serie de obras que se están llevando a cabo de forma improvisada, con un gasto que eleva sin cesar un presupuesto ya desorbitado y sin un resultado claro.

- El hecho de que la ladera se siga deslizando entre 6 y 8 cm a la semana es una barbaridad y es suficiente como para tomar medidas drásticas de cara a eliminar el riesgo aguas abajo de la presa.

- No nos podemos encomendar a la fortuna como única respuesta ante estos deslizamientos, el Gobierno de Navarra tiene que tomar cartas en el asunto. Si no podemos asegurar que la ladera tiene una estabilidad y sabemos que hacer previsiones en esta materia es difícil, por un principio de prudencia la única decisión cabal es la de paralizar definitivamente las obras de recrecimiento, la realización de informes por organismos independientes que analicen la situación creada por el continuo parcheo al que la zona ha sido sometida y buscar soluciones con garantías, que no respondan a otros intereses que el de la seguridad de las poblaciones aguas abajo de la actual presa.

- Seguimos defendiendo la idea (probada) de que esta obra no es necesaria, al contrario de lo que algunos tratan de hacer creer a la opinión pública.
Creemos que otra gestión del agua es posible y aún con el despilfarro actual existen alternativas, avaladas por un equipo multidisciplinar de técnicos de reconocido prestigio, que conseguirían el agua de forma más justa, más barata y, sobre todo, menos peligrosa.

Ya nadie habla del destino del agua que se quiere embalsar con el recrecimiento, parece que el objetivo último de las obras de recrecimiento fuera el de sujetar las laderas de la cerrada de Yesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada