2013/06/01

La factoría de producción de cáncer en Navarra

La quema de residuos afecta negativamente a otras formas de desarrollo, es una práctica que despilfarra recursos y es tan peligrosa para la salud que ha hecho que todos los grupos municipales de Tafalla y Tudela rechazaran que se realizara en sus zonas, donde felizmente ha sido descartada.

Pero el Gobierno de Navarra sigue teniendo 140.000 toneladas en su Plan de Residuos (PIGRN), a los que no ha buscado otra solución que no sea su quema. Para ello ha firmado un acuerdo con la cementera de FCC de Olazti cuyo objetivo es fomentar la quema de residuos en las instalaciones de la cementera, no descartándose el que pueda quemar residuos provenientes de fuera de Navarra, por ejemplo de la vecina Álava, donde su Plan de Residuos prohíbe quemarlos en su territorio y apuesta  por otros modelos de gestión de residuos basados en la reutilización y el compostaje.

Al mismo tiempo el GN, en un acto sin precedentes nunca antes utilizado para favorecer el sucio negocio de una multinacional, ha aplastado de la forma más brutal la autonomía municipal y la voluntad de los ayuntamientos de las zonas afectadas mediante la aprobación de un PrSIS y la declaración de interés general de las obras necesarias en la fábrica de cemento para que pueda quemar los residuos en sus instalaciones. El resultado es que esa fábrica, si entre todas y todos no lo evitamos, se va a convertir en la mayor factoría de producción de cáncer de toda Navarra.


Porque una cementera donde se queman residuos tiene una capacidad de emisión y dispersión de gases entre 20 y 30 veces mayor que la Planta de Valorización Energética descartada. La actividad que se realizará en sus instalaciones estará regulada ahora  por el mismo decreto que regula a las incineradoras de residuos, pero los límites de emisión para algunos de los peligrosísimos contaminantes triplicarán los límites establecidos para  la planta de última tecnología definida en el PIGRN como la más adecuada para quemar, que no han querido en Tafalla. Además, esas instalaciones que quedarán enclavadas en el fondo de un valle, rodeado de Parques Naturales, estarán situadas a 460 m del colegio público de Olazti, pueblo que en su totalidad queda dentro de los 1000 m de alejamiento a las poblaciones que establece el PIGRN. En definitiva ha sido la multinacional quien ha ubicado las instalaciones para la quema de residuos en Navarra.

Cientos de estudios médicos y científicos concluyen que la posibilidad de contraer todos los tipos de cáncer asociados a los contaminantes que se emiten en un proceso de combustión de residuos se multiplica cerca de estas factorías de matar, donde los más afectados son los niños.

No podemos mirar para otro lado cuando el problema lo tienen en la casa del vecino. Nadie lo quiere, y existen métodos de gestión de residuos que no pasan por quemarlos en ninguna parte y que crean puestos de trabajo, mientras aquí Portland aplica un plan que contempla más incineración y más despidos en sus plantas.

Pedimos a toda la sociedad navarra, instituciones, partidos políticos y sindicatos, que tomen conciencia ante este crimen. Y junto con nuestro deseo de que nadie en ningún lugar tenga que pasar por esta situación os pedimos que, si vuestra cabeza os dice que no quiere que los residuos se quemen cerca de vuestras casas, que vuestro corazón os diga que tampoco queréis que se quemen cerca de las casas de los demás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada