2013/02/03

Agricultores de Miranda exigen una consulta sobre el riego del Canal

(Noticia extraída de Diario de Noticias)

Decenas de vecinos de Miranda de Arga, asociados en torno al Movimiento de Sostenibilidad Rural, reclaman al Ayuntamiento a través de una recogida masiva de firmas que realice una consulta popular el día 3 de marzo en la que se decida "de la forma más democrática y participativa posible" si la Comunidad de Regantes de la localidad se debe adherir o no al proyecto de ampliación de la primera fase del Canal de Navarra, que de llevarse a cabo transformaría una superficie total de 1.056 hectáreas (la modernización del regadío tradicional afecta a 478 hectáreas del regadío ya existente y otras 578 se transformarán de secano a regadío). Y es que solo el 5% de los propietarios de tierras de regadío, entre los que se encuentra el Ayuntamiento, poseen más de 50.000 metros cuadrados (55 robadas), la unidad mínima de riego, mientras que el 95% son pequeños agricultores a los que, según los cálculos ofrecidos por este movimiento, la obra de ampliación les supondría un inversión media de 5.000 euros por hectárea.

"¿Cómo nos vamos a gastar semejante dineral con la edad que tenemos?", se pregunta al respecto Juan Alcalde Baztán, de 70 años y propietario de dos robadas que se verán afectadas por la concentración parcelaria. Pero ahí no queda la cosa, porque tal y como reconocen los vecinos contrarios a la infraestructura, "la subvención definitiva que dará el Gobierno de Navarra a los ayuntamientos es del 75% del precio de instalación en parcela, por lo que la inversión inicial será de aproximadamente 111.880 euros, más costes fijos anuales por valor de 25.556 euros que se incrementarán con el IPC. Así que consideramos que tenemos derecho a decidir, por ley, sobre una inversión que puede afectar al futuro del pueblo", insisten. Pero no solo eso, reivindican "que se respete el derecho a decidir de los agricultores tanto de Miranda como de todos los pueblos afectados y que se realice una consulta para conocer con certeza la opinión y posición de la generalidad de los propietarios afectados por la actuación de transformación proyectada".

Estos son algunos de los motivos por los que el Movimiento de Sostenibilidad Rural propone efectuar una primera votación (un voto por persona) en la que no participe el Ayuntamiento para posteriormente hacer una segunda votación ponderada (proporcional al número de hectáreas) en la que el Consistorio adopte la voluntad mayoritaria de los pequeños agricultores, dado que el 20% son tierras comunales del Ayuntamiento de Miranda de Arga, el 35% de las tierras pertenecen a propietarios con más de 55 robadas y el 45% son de pequeños propietarios con menos de 55 robadas (su voto vale menos).

Entre los impactos derivados de la ampliación, el grupo subraya que los vecinos "pasarán de tener riego gratuito a tener grandes gastos; perderán la estructura de regadío tradicional; perderán también el derecho histórico que les faculta a la hora de coger agua del río Arga; y se les obligará a hacer una concentración parcelaria con la que todos no están conformes".

Pero no todos los agricultores comparten esta opinión. Ángel Otazu, propietario de cinco hectáreas, sin ir más lejos, defiende que la ampliación es "rentable" y "necesaria económicamente" porque "con la mitad de trabajo se producirá mucho más".

La Mina

Lo cierto es que en Miranda de Arga existen problemas de riego porque la Mina, un túnel de casi 1.200 metros de longitud construido en el siglo XIII por el que los mirandeses conducen el agua desde el término municipal de Larraga hasta el pueblo, sufre hundimientos. Para solucionar este problema el grupo propone que se realice un estudio por si cabe la posibilidad de introducir una tubería por el interior de la Mina, ejecutar un trazado alternativo o poner un bombeo para el regadío a la salida del túnel. También existe la opción de realizar una concentración parcial en la que parte del regadío continuaría como está y la otra parte se regaría por el Canal de Navarra.

La alcaldesa, Mª Teresa Iradiel, explica que "lo ideal sería que la gente pudiera elegir pero la verdad es que tenemos un dilema porque la ampliación no gusta pero somos conscientes de que si se hunde la Mina se acaba el regadío, así que estamos buscando alternativas".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada