2013/02/28

(Re)corte a los bosques

(Carta de Daniel Irigoien, Ion Napal e Iban Lakidain -miembros de la Comisión Forestal de Navarra- publicada en Gara)

A día de hoy, las entidades locales y promotores nos quedamos con los proyectos paralizados y el sector silvícola viendo cómo perdemos empleo y vamos cerrando


Los firmantes de este documento, en representación de entidades locales, gabinetes técnicos y trabajadores forestales de Navarra, queremos trasladar a la opinión pública la situación en la que nos encontramos hoy en día y a futuro, si no lo remediamos, como agentes importantes del sector forestal de esta Comunidad.

Tradicionalmente, los ayuntamientos, concejos y juntas de valle de manera mayoritaria, aunque igualmente propietarios particulares o agrupaciones de estos, han ido realizando actuaciones de mejoras en los bosques, tales como plantaciones, podas, mejoras de infraestructuras, desbroces, clareos, acondicionamiento de senderos y áreas lúdico-recreativas, etc..., con el objetivo de mantener y mejorar la calidad ambiental, forestal, turística y ganadera de nuestros montes, así como la biodiversidad y la capacidad de acogida de la fauna de estos entornos. No podemos olvidar, junto a lo anteriormente mencionado, la importante función de prevención de incendios forestales que se lleva a cabo con las labores anteriormente indicadas y que se muestran mucho más eficaces que la extinción de estos episodios una vez ya han ocurrido.

Estos trabajos han conformado una red de pequeñas empresas, autónomos y empleados municipales que dan empleo, mayormente localizado en zonas desfavorecidas y con pocas alternativas del medio rural, a unas 350 personas de manera directa, aunque indirectamente los beneficios repercuten a un número mucho más elevado e incuantificable de personas que incluso no residiendo en el entorno de las actuaciones, acuden a él los fines de semana o en periodos vacacionales. Las actuaciones descritas se han venido realizando con la colaboración técnica y económica de los departamentos de Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Gobierno de Navarra, que habilita unas líneas de ayudas para entidades locales y particulares. Estas líneas suponen en torno al 0,05% del presupuesto general y están cofinanciadas en un alto porcentaje con dinero europeo (Fondos FEADER derivados de la P.A.C. 2007-2013 y actualmente y recientemente aprobada la P.A.C. 2014-2020).

Tras esta breve radiografía de lo que supone este sector, nos encontramos estos días perplejos al ver cómo el Gobierno de Navarra ha suprimido las líneas de ayudas forestales para las anualidades 2013-2014 e incluso anula gran parte de los compromisos adquiridos de la campaña 2012-2013, aun tratándose de trabajos ya ejecutados. Esto es debido a un déficit que se lleva acumulando de campañas anteriores (desde el año 2008) y que ascienden a un monto aproximado de 2.700.000 euros, además de que con la crisis económica tan recurrida y actual no pueden dotar de más cuantía a estas partidas. Una vez más hemos oído que «hemos vivido por encima de nuestras posibilidades», pero en esta ocasión y aunque las consecuencias las pagamos nosotros, la gestión que ha derivado en la situación actual nos ha venido dada. Como ejemplo valga la paradójica situación de que a pesar de no existir líneas de ayudas para la anualidad 2013 y estar muy en entredicho las futuras, no se ha planteado si quiera una reestructuración de las secciones que gestionan estas ayudas.

Las partidas económicas para estas actuaciones han bajado desde el año 2008 hasta el año 2012-2013 en más de un 55% (de 4.000.000 a 1.800.000 euros) en el caso de las líneas destinadas a entidades locales y hasta en un 82% en el caso de las líneas destinadas a particulares y la viabilidad futura de las mismas es nula. Hay que tener en cuenta que la tendencia en el número de expedientes presentados, tanto por entidades locales como por particulares, a pesar de la coyuntura económica y los continuos recortes, no disminuye.

A día de hoy, las entidades locales y promotores nos quedamos con los proyectos paralizados y el sector silvícola (que ya nos llueve sobre muy mojado), viendo cómo perdemos empleo y vamos cerrando uno tras otro con las consecuencias sobre un empleo que resulta tremendamente barato de generar, sobre la población local de zonas desfavorecidas y sobre la gestión de nuestros bosques va a tener. Desde el Departamento se asegura que a partir del año 2014 se volverán a habilitar las convocatorias, pero por experiencias anteriores (ayudas a infraestructuras ganaderas, etc.) tememos que lo harán con partidas irrisorias, que solo sirven para no eliminar la línea de ayudas de cara a la galería y tener una buena excusa a la que recurrir cuando acontezcan los incendios propios del estío, dando a entender que toda la inversión corresponde a medidas preventivas.

Como solución a la situación actual de incertidumbre, exigimos que se revoquen las decisiones tomadas estos últimos tiempos y que se dote por vía de urgencia de la cuantía suficiente para seguir manteniendo abiertas las campañas del 2012-2013, pagar los atrasos de campañas anteriores y garantizar la estabilidad y viabilidad de las mismas a futuro, sin volver a caer en el error de campañas deficitarias.

Entendemos que el tema es de vital importancia para Navarra y el medio rural en particular y por ello invitamos a la sociedad a abrir un debate sobre qué medio rural queremos, cómo se deben enfocar las acciones e incluso si hay que contar con las personas y entidades que vivimos en el medio rural de cara a contar con nuestra opinión, que seguro que algo tendremos que decir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada