2013/04/13

Las toneladas del compostaje comunitario se doblan en un año en Iruñerria

 
La Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (MCP) estima que durante el pasado año se gestionaron 175 toneladas de residuos orgánicos en las áreas de compostaje comunitario repartidas por la Cuenca de Pamplona, una cifra que casi duplica a la de 2011, cuando según los cálculos de la entidad se valorizaron 94 toneladas. No obstante, hay que reseñar que hace dos años las familias participantes en este programa eran unas cien (360 personas) y que los municipios donde estaba implantado eran ocho. El pasado año, sin embargo, se incorporaron tres nuevas localidades y el número de familias que colaboró con el compostaje comunitario subió a 220 (unas 792 personas).

De las 175 toneladas que se gestionaron el pasado año, 58 procedieron de restos de cocina y 117 de jardín y de huerta. Además, el 30% de todas ellas, unas 52,5 toneladas, acabaron convirtiéndose en compost.

El ente comarcal implantó el compostaje comunitario en 2009. Con esta práctica se busca que los vecinos depositen de forma voluntaria las basuras orgánicas que generan en sus casas o en los jardines y huertas para que estas, tras un proceso, se conviertan en compost o abono natural. Hace cuatro años se instauró por primera vez en Egüés, Labiano, Olaz-Subiza, Oteiza de Berrioplano y Subiza, además de en Badostáin, donde no cuajó esta experiencia. En el resto de estas localidades sigue funcionando y a ellas se unieron en 2011 Etxauri, Arazuri y Aitzarotz (Valle de Basaburúa). En 2012 se incorporaron Tajonar, Añorbe y Sarriguren. En total, once localidades, donde hay implantadas 21 áreas.
 
En la Ecociudad esta experiencia está siendo todo un éxito. Echó a andar en noviembre de 2012 con la implantación de cuatro áreas para el compostaje comunitario, dos en la primera fase y las otras dos en la segunda. A día de hoy son más de cien familias las que están registradas en el programa, al margen de las que depositan sus restos orgánicos sin estar inscritas. "Aquí en Sarriguren sobre todo llegan residuos que se generan en la cocina", explica Juantxo Yoldi, responsable del Servicio de Jardinería y Medio Ambiente del Valle de Egüés, área que en el caso de esta urbanización se encarga directamente de llevar las zonas.

El carácter urbano que ha adquirido este programa con la incorporación de Sarriguren ha animado a otras localidades de la Cuenca y barrios de Pamplona a interesarse por el compostaje comunitario. Villava y Huarte son dos de los municipios donde podría extenderse esta experiencia, junto con barrios como San Jorge o Mendebaldea.

Entre 6 y 9 meses
En las áreas de compostaje comunitario hay dos espacios diferenciados: uno donde se depositan los restos verdes, que por lo general la Mancomunidad se encarga de triturar, y otro para las basuras orgánicas de las cocinas. Los vecinos deben separar los desechos que pueden compostarse y los introducen en las composteras, a la vez que pueden poner los restos de huerta y jardín en el área de restos verdes. En cada municipio existe un voluntario o master composter que se encarga de realizar la mezcla de ambos. "Se trata de obtener una buena mezcla entre el material más seco, el de los restos verdes, que aportan carbono y el que viene de la cocina, que es húmedo y tiene sobre todo nitrógeno. Eso se mezcla bien y el resto lo hacen los microorganismos", explica Beatriz Yaben, técnica de Medio Ambiente de la MCP.

El proceso para la obtención de este abono natural es largo, y puede durar de 6 a 9 meses. El compost, además, acaba revirtiendo en los propios residentes. "El día que extraemos el compost, que está siendo de una alta calidad, convocamos a los vecinos y se lo repartimos", indica Yaben. "A nivel general es un programa que está funcionando bien", concluye.

Las claves
- ¿Qué es el compostaje comunitario? Es un programa que consiste en la gestión de los restos orgánicos biodegradables de un colectivo de ciudadanos, con el objetivo de obtener compost o abono para aplicarlo en la jardinería municipal o en el reparto entre los participantes, que colaboran de forma voluntaria. La Mancomunidad se encarga de llevarlo a cabo.

- Restos que se pueden compostar. Residuos orgánicos verdes y crudos, restos de fruta y de verdura cruda, cáscaras de huevo machacadas, posos de café, bolsas de infusiones (sin grapas), arroz y pasta hervida, hojas, flores o plantas, recortes de césped y malas hierbas, restos de poda y de cosecha, alimentos caducados y paja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada