2013/04/18

Recrecimiento de Yesa

Los hechos ocurridos en la ladera derecha del pantano de Yesa en los últimos meses, que propiciaron el obligado desalojo de 60 familias de dos urbanizaciones del citado pueblo, nos pareció motivo más que suficiente para convocar un Pleno extraordinario en el Ayuntamiento de Sangüesa-Zangoza el pasado día 27 de marzo.

En él se aprobaron (con los votos de APS y Bildu) 5 puntos:

1) Solidaridad con los vecinos de Yesa afectados.
2) Demanda de transparencia informativa.
3) Un Plan de Emergencias
4) Garantías de seguridad de la presa actual (desembalsando hasta una cota segura si fuese necesario) y por último: abandono del Plan de Recrecimiento del Pantano de Yesa.

Los 3 concejales asistentes de AISS (son 5) aprobaron los tres primeros puntos y rechazaron los otros dos. El PSN se abstuvo en toda la moción. Ambos grupos no veían oportuno ni urgente que se debatiera y votara el asunto. Pareció que para ellos era un tema incómodo.

Además, una delegación del grupo de Gobierno del Ayuntamiento (alcalde y concejal de Medio Ambiente) se entrevistó con el presidente de la CHE, don Xavier de Pedro, el día 1 de abril en Zaragoza.

Lo prudente nos parece desembalsar lentamente hasta una cota segura y analizar despacio la situación.

Parece que el presidente de la CHE tiene una misión y hay que hacer la obra caiga quien caiga y cueste lo que cueste.

Previamente, el día 20 de marzo, el alcalde, Ángel Navallas, había comparecido en el Parlamento de Navarra ante la Comisión de Fomento para explicar la inquietud generada.

Hay que decir que ningún representante de la CHE ni del Gobierno de Navarra se ha acercado a Sangüesa para dar explicaciones y tranquilizar a la población (ni tampoco a la Corporación).

En lo que se refiere a los movimientos detectados en las laderas del actual pantano, sí se nos permite la expresión, "llueve sobre mojado" pues ya hubo movimientos de la ladera izquierda hace unos años y de nuevo el año pasado tras unas costosas obras de "estabilización". Unido esto a los movimientos detectados en la derecha, de los que solo tuvimos conocimiento cuando fueron desalojados los vecinos, creo que es motivo suficiente para que estemos alerta y pidamos garantías de seguridad sobre el estado actual de la presa, y más con el nivel de llenado que tiene en la actualidad.

¡Pedimos cautela a la CHE! Lo prudente nos parece desembalsar lentamente hasta una cota segura y analizar despacio la situación, como han sugerido algunos técnicos. Y también pedimos responsabilidad al Gobierno de Navarra. El embalse está en Navarra. Yesa es un pueblo navarro. Debería crearse una comisión entre distintas consejerías (al menos Interior y Desarrollo Local) que avalara que las obras que se están realizando son las idóneas y garantizan la estabilidad futura de la ladera. ¿Dónde está el Gobierno de Navarra? ¿Tendrá que pedirle que actúe el Parlamento?

Desmochar un monte (pueden llegar a extraer 1 millón de m3 de 4 millones que tiene en total) con un gasto de 10 millones de euros y colocar unas jardineras gigantes de hormigón ancladas a la base de roca madre situada a 40 metros con un coste aún por determinar, nos parece una obra faraónica y desmesurada, sin saber si va a ser efectiva. ¿Que molesta el monte?... Lo quitamos. Nos preocupa que el presidente de la CHE diga alegremente que el llenado futuro del nuevo embalse sujetará la ladera. No piensa lo mismo el profesor Aretxabala, que opina que "aumentar en 20 metros el nivel de las aguas supone añadir inestabilidad en la ladera y a las urbanizaciones". ¿Tenemos que esperar a que se pruebe y ver qué pasa? ¿Y cuando se vacíe el pantano? Y lo peor es que dicha teoría la repiten como un eco alguno de nuestros consejeros.

Un poco de seriedad. No se puede afirmar un lunes que el movimiento ha cedido a un quinto y el viernes siguiente que ha disminuido a un décimo. No se puede decir que el agua de Zaragoza es mala solo cuando interesa. O que se van a evitar las inundaciones en la ribera del Ebro gracias al recrecimiento. Eso es pura demagogia. Y no hablemos de dinero en los tiempos que corren. De 118 millones de euros previstos cuando se adjudicaron las obras (2002) a 376,8 en el momento actual (suma y sigue). Claro que parte del incremento (100 millones) es porque hay que hacer un dique en Sigüés al bajar la cota de los 1.500 previstos inicialmente a los 1.000 Hm3. Poco parece importar que en el primer supuesto el pueblo quedara anegado. ¿Dónde queda el hombre y el patrimonio inmaterial en todo esto?

Parece que el presidente de la CHE tiene una misión y hay que hacer la obra caiga quien caiga y cueste lo que cueste. Tenemos dudas y queremos respuestas claras. En la CHE les parecería lo normal que estuviéramos agradecidos al recrecimiento, recordándonos desgracias pasadas y situándonos como los grandes beneficiados del mismo. Pero eso no es tan simple ni nosotros tan ingenuos.

¿Es eso seguidismo a los grupos opositores al pantano, como sugiere un exprócer local que aún pretende sentar cátedra y que hace muchos años que vive en Pamplona? A nosotros nos parece que tenemos el deber de informarnos y de informar de lo que está pasando. No pretendemos entrar en polémicas, pero el señor Del Castillo acusa a la actual Corporación de carecer de "una visión de gobierno en un panorama más amplio", o sea de corto de miras, solo porque tenemos una opinión distinta a la suya y porque somos críticos con lo que se considera "políticamente correcto" por parte de algunos partidos políticos y sectores interesados. Es posible que no tengamos el mismo concepto de lo que es el progreso. Él habla del pasado, a nosotros nos preocupa el presente y el futuro de nuestro pueblo.

Existen otras visiones sobre la política del agua (cultura del agua), su aprovechamiento y su uso sostenible. Existen dudas sobre el destino del agua para riego cuando hay excedentes en la producción y vemos lo que está pasando con el Canal de Navarra y el rechazo de muchos agricultores, y cuando disminuyen las previsiones de futuros regadíos. Hoy no hay más demanda para la industria. El agua de boca de Zaragoza está garantizada con La Loteta. Y casualmente nadie habla del aprovechamiento hidroeléctrico, /desaprovechado/ en el embalse actual durante 50 años. ¿Es un tema tabú?

En Sangüesa, solo pedimos cautela a la CHE, responsabilidad al Gobierno de Navarra y al Parlamento e información para nuestros vecinos. Creemos que es nuestro deber y estamos en nuestro derecho.


Firman este artículo: Ángel Navallas Etxarte (alcalde de Sangüesa-Zangoza) y los concejales: Joaquín Grau Tasa, Antonio Miguéliz, Cristina Gil, Santiago Guallar y Merche Itoiz, de APS y Rafael Bargues de Bildu-Zangotza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada