2013/05/24

No perdamos el tiempo ni el tren: paremos el TAV



Como repetidamente hemos venido anunciando, los proyectos de alta velocidad acaban con el ferrocarril convencional. El dinero del Ministerio de Fomento se va para construir líneas de TAV: la partida destinada al tren de alta velocidad en el Estado español supera los 3.000 millones de euros anuales, cuando todos los análisis con rigor inciden en su balance ruinoso.

En julio de 2012 el Consejo de Ministros aprobó un real decreto ley por el que se adoptaron una serie de medidas para privatizar el transporte ferroviario estatal de viajeros. Posteriormente en diciembre de 2012 el Gobierno del Partido Popular aprobó suprimir servicios de tren de media distancia o regionales para abaratar costes del servicio ferroviario.

Mientras con el TAV destrozan el territorio, hacen un consumo absolutamente brutal de energía, dejando la tierra llena de cicatrices, alambres, barreras, contaminación y escombros, obtienen un transporte elitista que abandona el mundo rural, para solo en las grandes ciudades y como mínimo duplica o triplica el precio del billete respecto al tren.

Así se abandona el ferrocarril convencional ¿por qué? Debe de ser porque es el que coge la mayoría de la población, el medio de transporte motorizado más eficiente energéticamente, su infraestructura ya está hecha, da servicios a la población, posibilita la vida comarcal y muchas otras menudencias… en fin, un atraso para quien corta aquí el pastel, las constructoras que hacen la obra y los gobernantes que se lo ponen en bandeja.


El Gobierno de Navarra, en su huida hacia el abismo a alta velocidad, pretende seguir con el proyecto de TAV en Navarra, aunque no haya conexión con la Y vasca, ni con Zaragoza, aunque vaya de Castejón a Campanas… ¿Por qué? Habrá que preguntarles a los que defienden el progreso, el desarrollo, ese mantra cansino que nos ha traído donde estamos.

El Estado español es el país europeo con más inversión en infraestructuras de la UE (el 70% de la inversión pública), sin embargo, tiene los más altos índices de paro y es el último por la cola en inversiones sociales en porcentaje de PIB).

Pero aún Yolanda Barcina declaraba hace pocos días que "la historia pondrá al borde del ridículo a quienes se oponen a las infraestructuras". No hay tarta para tanta cara.

Ekologistak Martxan seguiremos secundando y participando en las redes y actividades organizadas para oponerse a esta debacle social y ambiental así como todas las demás iniciativas que cuestionen la corrupta clase política, las instituciones, las empresas que se benefician de estas decisiones y a este sistema.

Por eso, nos sumarnos a la manifestación convocada el sábado 25 de mayo en Tafalla por la Asamblea contra el TAV de Tafalla, junto al resto de colectivos convocantes. Porque es hora de parar esta locura. Ahora y siempre, paremos el TAV.


Ester Montero González y Txemi Pérez de Eulate
Ekologistak Martxan / Ecologistas en Acción

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada